Textuales: Ayer y hoy. El impacto de la primera mirada, luego del viaje, al llegar a destino

"Lo primero que llama la atención es la luz. Todos está inundado de luz. De claridad. De sol. Y tan sólo ayer: un avión en Londres otoñal bañado en lluvia. Un avión bañado en lluvia. Un viento frío y la oscuridad. Aquí en cambio, desde la mañana todo el aeropuerto resplandece bajo el sol, todos nosotros resplandecemos bajo el sol. Tiempo ha, cuando los hombres atravesaban el mundo a pie o a caballo o en naves, el viaje los iba acostumbrando a los cambios. Las imágenes de la tierra se desplazaban despacio ante sus ojos, el escenario del mundo apenas giraba. El viaje duraba semanas, meses. El hombre tenía tiempo para familiarizarse con ambientes diferentes, con nuevos paisajes. El clima también cambiaba gradualmente, poco a poco. Antes de que el viajero de la fría Europa alcanzase el ardiente ecuador, ya había experimentado la temperatura agradable de Las Palmas, el calor de El-Mahara y el infierno de Cabo Verde..."

Así comienza el primer capítulo, El comienzo, el impacto, Ghana 1958 del recomendable libro Ébano, una de las obras maestras del periodista e historiador viajero, Ryszard Kapuscinski. Aquí también pueden encontrar otros fragmentos de sus relatos (La rutina de los viajes...), (Las cinco etapas del viaje) y (Video: Viajeros encantados por la mágia de África)

No hay comentarios:

Publicar un comentario